¿Qué son las baterías solares y para qué sirven?

Las baterías solares son dispositivos que almacenan la energía eléctrica generada por los paneles solares fotovoltaicos, permitiendo su uso posterior cuando no hay suficiente radiación solar. Estas baterías son clave para lograr una mayor independencia y ahorro energético, así como para contribuir a la transición hacia un modelo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Las baterías solares se conectan al inversor, que es el aparato que transforma la corriente continua producida por los paneles solares en corriente alterna compatible con la red eléctrica y los electrodomésticos. De esta forma, se puede aprovechar la energía solar tanto para el autoconsumo como para la venta a la red, según el tipo de instalación y la normativa vigente.

Las baterías solares también pueden actuar como sistemas de respaldo en caso de cortes de suministro o emergencias, garantizando el suministro eléctrico en todo momento. Además, pueden ayudar a reducir la demanda de energía de la red en las horas punta, lo que supone un beneficio tanto para el usuario como para el sistema eléctrico.

¿Que tipos de Baterias Existen y cuales son sus Características?

No todas las baterías solares son iguales, ya que existen diferentes tipos según la tecnología de fabricación y los electrolitos utilizados. Los tipos más comunes son las baterías de ácido-plomo, las baterías de gel, las baterías AGM (Absorsent Mat Glass), las baterías estacionarias y las baterías de litio.

Cada tipo de batería tiene sus ventajas y desventajas, así como sus características específicas de funcionamiento, capacidad, vida útil, mantenimiento y precio. Por eso, es importante conocer las diferencias entre ellos para elegir la opción más adecuada para cada instalación fotovoltaica.

Tipo de Baterias Solares

Baterías de ácido-plomo

Las baterías de ácido-plomo son las más utilizadas en instalaciones fotovoltaicas por su relación calidad-precio. Se basan en el proceso químico de reducción-oxidación entre el plomo y el ácido sulfúrico. Dentro de este tipo, se distinguen las baterías monoblock, que son adecuadas para pequeñas instalaciones con bajo consumo y poco mantenimiento, y las baterías estacionarias, que son ideales para instalaciones de mayor tamaño y consumo continuo, ya que permiten grandes ciclos de descarga y tienen una vida útil superior a los 20 años.

Las principales ventajas de las baterías de ácido-plomo son su bajo coste inicial, su facilidad de instalación y su amplia disponibilidad en el mercado. Sin embargo, también presentan algunos inconvenientes, como su elevado peso y volumen, su baja eficiencia energética (entre el 60% y el 80%), su necesidad de ventilación por la emisión de gases tóxicos y su requerimiento de mantenimiento periódico (rellenar el nivel de electrolito y limpiar los bornes).

Baterías de gel

Las baterías de gel son similares a las de ácido-plomo, pero tienen el electrolito mezclado con sílice, lo que le da una consistencia de gel. Esto evita las fugas y las hace más seguras y resistentes a las vibraciones y los cambios de temperatura. Son adecuadas para instalaciones de tamaño medio-grande que requieren un funcionamiento cíclico de alta calidad y un bajo mantenimiento.

Las principales ventajas de las baterías de gel son su mayor eficiencia energética (entre el 80% y el 90%), su mayor vida útil (entre 10 y 15 años), su menor autodescarga (entre el 1% y el 3% al mes) y su menor impacto ambiental. Sin embargo, también tienen algunos inconvenientes, como su mayor coste inicial, su menor capacidad específica (cantidad de energía almacenada por unidad de peso) y su sensibilidad a la sobrecarga.

Baterías AGM

Las baterías AGM son también de ácido-plomo, pero tienen el electrolito absorbido por una malla de fibra de vidrio. Esto hace que tengan una menor resistencia interna y una mayor capacidad de descarga en cortos períodos de tiempo. Son recomendables para instalaciones que necesitan corrientes elevadas, como sistemas de arranque o telecomunicaciones.

Las principales ventajas de las baterías AGM son su alta potencia, su alta eficiencia energética (entre el 85% y el 95%), su mayor vida útil (entre 10 y 12 años), su menor autodescarga (entre el 1% y el 2% al mes) y su mayor seguridad. Sin embargo, también presentan algunos inconvenientes, como su mayor coste inicial, su menor capacidad específica y su sensibilidad a la sobrecarga.

Baterías de litio

Las baterías de litio son las más avanzadas tecnológicamente y ofrecen el mejor rendimiento. Tienen una alta densidad energética, lo que significa que pueden almacenar más energía en menos espacio y peso. Además, permiten la descarga completa del 100% de su capacidad sin afectar a su vida útil, que puede superar los 10 años. También tienen un bajo mantenimiento y una mayor seguridad, ya que no emiten gases ni se inflaman.

Las principales ventajas de las baterías de litio son su alta eficiencia energética (entre el 95% y el 98%), su alta capacidad específica, su mayor número de ciclos de carga y descarga (más de 5000), su menor autodescarga (menos del 1% al mes) y su adaptabilidad a diferentes condiciones climáticas. Sin embargo, su principal inconveniente es su alto precio, que puede ser hasta cuatro veces mayor que el de las baterías de ácido-plomo.

¿Qué precio tienen las baterías solares y cómo elegir la más adecuada?

El precio de las baterías solares depende de varios factores, como el tipo, la capacidad, la marca y el lugar de compra. Según un estudio realizado por la empresa SotySolar1, los precios medios en España en 2022 fueron los siguientes:

  • Baterías monoblock: entre 80 $ y 200 $ por unidad.
  •  
  • Baterías estacionarias: entre 150 $ y 600 $ por unidad.
  •  
  • Baterías AGM: entre 100 $ y 400 $ por unidad.
  •  
  • Baterías de gel: entre 200 $ y 800 $ por unidad.
  •  
  • Baterías de litio: entre 800 $ y 4.000 $ por unidad.

Estos precios pueden variar según el mercado y la oferta y la demanda. Por ejemplo, en otros países como Alemania o Estados Unidos, los precios pueden ser más bajos debido a una mayor competencia y una mayor demanda. También hay que tener en cuenta que existen subvenciones y ayudas públicas para fomentar el uso de las energías renovables, que pueden reducir el coste final de las baterías solares.

Para elegir la batería solar más adecuada para cada instalación, hay que considerar varios aspectos, como el consumo eléctrico diario, la potencia pico demandada, la radiación solar disponible, el espacio disponible para la instalación, el presupuesto disponible y las preferencias personales. También hay que tener en cuenta la compatibilidad entre los diferentes componentes del sistema fotovoltaico, como los paneles solares, el inversor y el regulador.

En general, se recomienda elegir una batería solar que tenga una capacidad suficiente para cubrir al menos dos días sin sol (autonomía), que tenga una profundidad de descarga adecuada para evitar dañar la batería (entre el 20% y el 80%, según el tipo), que tenga una tensión compatible con el inversor (12 V, 24 V o 48 V) y que tenga una garantía mínima de dos años.

Conclusión

Las baterías solares son un elemento esencial para aprovechar al máximo la energía producida por los paneles solares fotovoltaicos. Sin embargo, hay que elegir bien el tipo de batería que se adapte mejor a las necesidades y al presupuesto de cada instalación. Así, se podrá disfrutar de una energía limpia, barata y sostenible.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *